Siguiente
© 2019, Vanessa Gomez
Compartir

3 razones que te impiden vocalizar correctamente

¿Alguna vez has tenido que pedirle a un amigo que repita una palabra que él haya dicho antes?, ¿has notado que algunas persona no tienen fluidez al hablar y terminan sus ideas rápidamente sin que tu logres comprender qué quería decir?

Esto se debe a que tu amigo tiene problemas de vocalización y es probable que no lo sepa, pues pocas personas se detienen a ser conscientes de la forma en la que comunican.

 

¿Por qué nos cuesta tanto vocalizar correctamente?

Hay varias razones por las que te cuesta vocalizar. Hoy te compartiré las tres más comunes y lo que puedes hacer para desterrarlas de tu vida.

¡Me cuentas si te identificas con alguna de ellas!

  1. DEJAS QUE TU TIMIDEZ HABLE POR TI.

La timidez es una de las causas de una vocalización deficiente, no uses este adjetivo para describir tu personalidad, ¡no te aporta nada!, por el contrario te resta y en el lenguaje oral te juega una mala pasada. ¿A qué se debe?

De forma inconsciente quieres pasar desapercibido, no quieres ser el centro de atracción, prefieres ser invisible o no hacer mucho ruido. El problema es que cuando estás frente a otras personas esto es casi imposible, no podrás huir tan fácilmente de una conversación o el saludo de una conocida, por lo tanto, tendrás que hablar.  Lo que pasa después es que instintivamente no vocalizas para que los demás no logren entender bien y no mantengan su atención en ti

¿Cómo lo soluciono?

Enfrentando a tus miedos, creyendo en ti y dejando de ser tu peor crítico.

Ponte a prueba, te reto a que la próxima vez que estés en un evento, charla o conversación y alguien pida un voluntario, seas tú quien pase al frente, haga la pregunta o dé su opinión. La primera vez sentirás un poco de tensión, pero te aseguro que con el paso del tiempo ganarás tanta confianza que disfrutarás haciéndolo.

Esto lo vas a tener que repetir unas cuantas veces hasta ganar la confianza que necesitas, pero vale la pena y te sentirás muy orgulloso de ti mismo.

 

2. HABLAS MUY RÁPIDO. NO VES LA HORA DE TERMINAR

¿Qué pasa cuando intentas correr y cantar al mismo tiempo? Pareciera que tu cerebro marchara más rápido que tu voz, como si se acelerarán tus pensamientos y tuvieras que decirlos tan rápido porque los vas a olvidar, o no vas a poder completar las frases ante la agitación.

Esta es la segunda razón por la que no logras tener una adecuada vocalización. Al hablar demasiado rápido no pronunciarás las palabras correctamente y a las demás personas les costará mucho entenderte.

¿Cómo lo soluciono?

No hay nada que la lectura de un buen libro no pueda solucionar ¡lee!

Escoge un libro o un tema de tu interés que aborden en una revista y ensaya, vocaliza cada palabra tratando de pronunciar correctamente sus vocales y consonantes, los sonidos finales y la unión de varias palabras. Luego interpreta el texto con pausas y siendo consciente dela pronunciación de cada palabra.

Este ejercicio debe ser diario.

 

3. LOS MÚSCULOS DE TU ROSTRO ESTÁN TENSOS. LOS NERVIOS TE INVADEN

La tensión en tu rostro denota nervio e inseguridad, cuando no tienes los músculos de tu cara relajados gesticulas con mayor dificultad, lo que te impide vocalizar de forma correcta.

¿Cómo lo soluciono?

Puedes realizar ejercicios faciales para que tus músculos se relajen.

Puedes hacer este ejercicio:

Abre tu boca y esboza una risa amplia y exagerada, estirando y separando al máximo los ángulos de la boca. Mantén esta postura durante 10 segundos y realiza repeticiones controladas.  También puedes probar con las vocales, exagera los gestos de tu cara para decir cada una de ellas, abriendo tu boca de acuerdo al sonido de la vocal.

 

Sigue estos consejos y empieza a #Comunicarconpasión. Si te gustó esta entrada de mi blog, compártela con otros o déjame tu comentario.

Facebook
TWITTER

Blogs relacionados