Vanessa Gómez

Todos, absolutamente todos debemos enfrentarnos a un público al menos una vez en nuestra vida, no importa qué edad tengas o qué oficio ejerzas, el don de la palabra está dentro de ti, pero quizá no lo has explotado y por eso te da miedo. 

¿Te tiemblan las manos, te duele el estómago o te quedas en blanco? 

Todos estos síntomas del miedo los vamos a vencer juntos y para empezar te quiero compartir 5 tips para que consigas unos nervios de acero y de una vez venzas ese temor a hablar frente a otras personas.  

“Hay dos tipos de oradores: los que se ponen nerviosos y los mentirosos”, decía el popular orador estadounidense Mark Twain, hasta el personaje público más seguro y desenvuelto siente cierto grado de zozobra cuando se enfrenta a semejante situación, porque exponerse al juicio ajeno genera uno de los temores humanos más compartidos e incontrolables, el pánico escénico.

Ahora, ¿Cómo superamos ese miedo a hablar en público?

  1. No te resistas: Enfréntalo y acepta el miedo, pero no dejes que te controle. Úsalo a tu favor para lanzarte, esa adrenalina es el impulso que necesitas para superar cualquier cosa. Acepta dar la charla, presentar el informe o liderar la reunión de trabajo, deja de delegar a otro y empieza a brillar tú. 
  1. Prepárate: Si te preparas estarás más seguro porque sabes de qué vas a hablar y en ese momento nadie sabrá más que tú sobre el tema que tienes en la cabeza. Busca toda la información  que puedas sobre el tema de tu presentación, investiga y mira referentes, la preparación es el arma más poderosa para ganar seguridad. 
  1. Llega temprano: Ya sea que tu presentación sea virtual o presencial está listo a tiempo,  prueba el sonido, escucha tu voz, repasa el discurso o el guion, prueba las diapositivas, videos o herramientas  que vayas a utilizar en tu presentación, respira y gana seguridad al estar listo antes de que tu público llegue o entre a la sala. 
  1.  Sonríe: Si lo haces generarás empatía, seguridad y cercanía con quienes te escuchan. Basta ver a una persona sonreír para sentirla confiable, de lo contrario pondrás una barrera que te aislará y te pondrás más nervioso.  
  1. Respira adecuadamente: Respira de forma consciente, inhala por la nariz y exhala por la boca minutos antes de empezar tu presentación. Esta técnica te ayudará a controlar los nervios, después de hacerla estarás listo para el siguiente paso. 

Por último recuerda que si no sientes miedo, no tienes pasión. Todo el talento que necesitas para hablar en público, lo tienes aquí y ahora, así que usa ese miedo para impulsarte, sacar todo de ti y empezar a comunicarte con pasión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *